En “El libro de las preguntas” de Pablo Neruda el se cuestiona sobre el destino de las hojas amarillas y eso puede enseñarnos mucho a los que estamos inmersos en el mundo del marketing online y de los negocios por internet pues nadie escapa a ciertos destinos si saben de ante mano con que se pueden encontrar si toman ciertas acciones.

Hay temas que son comunes al marketing como a la vida misma, la muerte y el suicidio se confunden para aquellos que no saben vivir o que de hecho creen estar viviendo pero en la confusión, misma fórmula que muchos emprendedores online parecen aplicar a sus modos de conseguir posicionamiento orgánico o mejor exposición de sus sitios. Una de esas formas de la muerte que veo como una lenta promesa suicida es el black hat SEO*, es decir, las estrategias de sombrero negro que intentan, a veces con más y a veces con menos éxito, engañar al todopoderoso Google.
El poeta antes citado tiene toda una descripción para la muerte:

Pero no es de esa muerte de la que hablo, sino de la muerte como un juego que juegan los mismos que podrían estar rifando su destino como en una ruleta rusa mortal, ese juego es el del que más dura, del que más gana y el que menos pierde. Las estrategias del posicionamiento por sombrero negro que usan algunos emprendedores novatos pueden funcionar pero no lo harán por mucho tiempo. ¿Porqué vivir la vida al máximo nivel hedonista por un instante cuando podemos alcanzar estados de felicidad duraderos sin rifarnos todo el futuro?

Esa pregunta es a muchos niveles la que perturba a los hombres desde que son hombres y a los emprendedores noveles desde que saben que internet es una mina de oro, la pregunta es como extraer esas pepitas, con Adsense acaso o engañando al buscador?. No puede tirar la piedra cualquiera sino más bien hacer la de Pilato pues el que lleve un par de años en el mercadeo online sabrá de lo que hablo cuando nos llegan ofertas tentadoras de ganancias en pocos días o de autoposteadores, de sistemas autogestionables, de estrategias exóticas y foráneas a la legalidad de los sistemas tradicionales, pero al final la decisión no es solamente ética sino estratégica porque pueden acabar con nuestro ya organizado método de negocios.

La sabiduría se adquiere con el juego limpio, no con las confesiones oportunas, eso lo aprendimos de Antonio Blok en ese magnífico film de Bergman donde ante la presión de lo inevitable lo hace revisar su estilo de vida y sus logros que ahora pueden perderse y sin ninguna garantía de nada:

Dios es Google para los marketers online y para todo aquel que quiera jugar dentro de su mundo de información y de exposición, ese Dios con un poder omnisciente que castiga con la ferocidad de mil legiones de spiders cuando aquellos que creen estar pecando en la oscuridad no van a ser descubiertos se percatan tarde de que no son más que meros seres insignificantes para toda una estructura que bien puede carecer de ellos.

Jugar con las reglas claras de que es hacer buen posicionamiento orgánico, de la importancia del contenido en texto, original, informativo y cierto es recompensado no solo con la misericordia de un buen posicionamiento sino con la exposición de ese contenido ante esos usuarios-creyentes que buscan ávidos nuevas formas de entender.

Google no es tu ciervo, tu eres el suyo. Los que hacen black hat SEO creen estar un paso por delante de él pero ese engaño es casi siempre característico de novatos con un ego propio de los que yerran sus pasos ciegos de una falsa certeza sobre como deberían ser las cosas para ellos.

¿Existe entonces el suicidio SEO?

Existe, claro, lo estoy diciendo, pero lo que varía es la forma. Los suicidas usualmente tienen mil maneras de serlo, algunos permanecen vivos hasta no soportar más la carga del peso de sus conciencias y otros son claramente más prácticos y simplemente apuntan un arma o se miden desde el piso al techo con una soga. Esa variedad también está en el SEO, un suicida laxo, podríamos llamarle así a los que abandonan sus sitios a la providencia de los usuarios, por ejemplo, tienden a creer que el SEO es cosa de una única vez. Error común, error suicida, claro.

Hay otros suicidas del SEO que por ejemplo prefieren copiar y pegar todo lo de otros sitios de relevancia sin producir nada realmente propio. Eso es probablemente el equivalente a la soga. Y finalmente está el suicidio sucio y explícito que hace mucho ruido y ensucia varias paredes cuando se provoca, ese es el black hat SEO.

El problema de estas muertes autoprovocadas es el mismo dilema que se plantea en la película (que te la recomiendo veas si aún no lo hiciste) que se titula “The Discovery”, basicamente allí se prueba que despùes de la muerte existe vida y entonces millones de personas empiezan a sucumbir a la idea suicidándose. ¿Pero que es lo que hay más alla de la muerte?

Esa pregunta también corresponde para los proyectos webs que piensen en usar estrategias que no son precisamente promotoras de vida y perdurabilidad de sus sitios online.
El SEO en general se debe pensar como influjo de vida para tu sitio, cada artículo que escribas, cada experiencia que provoques con tu sitio y cada enlace que construyas dentro o fuera de tu sitio debe ser pensado como una red de vínculos con la vida de tu ser más querido, tu sitio web, tu proyecto web.

Voy a terminar este post con una pregunta de Neruda, que también nos incumbe pensar cada vez que hacemos algo por aquello que deseamos:

¿Qué cosa irrita a los volcanes qué escupen fuego, frío y furia?

 

 

 

*El black hat SEO (donde black hat significa sombrero negro en inglés y SEO son las iniciales de search engine optimization, «optimización en motores de búsqueda») es el uso de técnicas para engañar al buscador Google, Yahoo, Bing, etc. con el fin de obtener resultados provechosos para quien lo hace en los resultados de búsqueda «SERP». La mayoría de las veces mejorando su posicionamiento en buscadores para las palabras clave trabajadas. A los que usan este tipo de técnicas se les denomina black hatter. El término black hat proviene de las películas de vaqueros donde, normalmente, a “los malos” se le representa con sombreros negros mientras que “los buenos” van con sombrero blanco. De esta definición se puede deducir que lo contrario al uso de este tipo de técnicas se denominaría white hat SEO. Algunas características de la técnica black hat SEO: Desafían las normas y reglas que proponen los buscadores, Interrumpen la navegación de los usuarios por las técnicas utilizadas, Páginas desordenadas, con muchas palabras visibles sin sentido para el usuario, Posibilidad de malware en el sitio web. Los buscadores por su parte avisan las penalizaciones que pueden sufrir los sitios web y webmasters por el uso de estas técnicas para mejorar los rankings en los buscadores. Google ha penalizado a empresas como Web Design Library por el negocio del link building.

Viste mis otros post?:

Comments

comments