Contenidos de este post:

 

Lo primero que te quiero decir es que los copy (redactores publicitarios) somos aliados estratégicos de todas aquellas marcas y personas que quieran mejorar su presencia online con textos persuasivos.

En mi caso personal, tengo una formación técnica en Periodismo y un grado en Psicopedagogía que me permiten entregar lo mejor de dos mundos en piezas concretas de texto. Es algo que realmente disfruto hacer.

Disfruto de poder dar lo mejor de todo aquello que aprendí.

Aunque no siempre fue así.

A veces pienso que las personas que logramos hacer aquello que nos hace levantarnos casi disparados de la cama para empezar con muchas ganas un nuevo día, somos auténticos privilegiados.

Hay personas que se levantan de sus camas para hacer trabajos aburridos, monótonos y encima, que detestan.

Esa es probablemente la definición más cercana a la tragedia en nuestros días.

Muchas personas la viven a diario. Una tragedia que se repite infinitamente… como en el infierno, donde los condenados están forzados a recibir una tortura sin final en forma de llamas y tormentos, más allá de los tiempos.

Bueno, hay muchas personas vivas que están en auténticos infiernos personales y laborales.

Aprender a disfrutar de algo que hacemos cotidianamente es una tarea que a veces parece imposible.

Por ejemplo, me acuerdo que en el segundo grado de mi escolaridad primaria, tenía una maestra llamada Clara – la que aparece en la foto con el micrófono- que era realmente muy exigente y a los ojos de un niño, era mala.

La seño Clarita era mala.

Una de las cosas que NUNCA me voy a olvidar son dos imágenes mentales que las tengo desde mis siete años.

Una, es la de ella pidiendo el dinero de la cooperadora escolar con un guante de lobo, entrando al aula agazapada, con garras y todo que, sumado a su expresión facial, me causó una impresión terrorífica. Para un niño impresionable como era yo, era una imagen fuerte.

Otra imagen que jamás olvidaré es cuando ella me hizo pasar frente al salón para recitar el abecedario completo y las tablas de multiplicar bailando una chacarera (una danza típica argentina) mientras yo lloraba porque no me gustaba hacer eso. Fue realmente desagradable.

Hizo que me expusiera frente a mis otros compañeritos, sufriera y encima demostrara que había estudiado.

No la pasé nada bien y nunca me voy a olvidar de eso.

De la crueldad a la que a veces los adultos someten a los niños y a otros adultos, como forma de “examen” o para demostrar su poder.

Yo sé que en la mente de la pobrecilla maestra ella no se percibía como mala, y probablemente no fuera una mala persona, aunque seguramente ella padeció de algo similar o peor, en sus años escolares y por eso usaba un método pedagógico tan severo e inútil como ese.

Pareciera que estoy acusando a la seño Clarita, pero no.

En realidad, le estoy agradeciendo haberme anticipado como era el mundo real. Mil millones de veces más cruel y más injusto que aquella vez.

Y aunque el sufrimiento no sea el mejor método, a ella le debo inmensos aprendizajes, además de estas dos situaciones puntuales.

Si recuerdo hoy esta situación no es de casualidad. La seño Clarita es en parte la primera razón por la que me convertí en especialista en aprendizaje. Para entender por qué los maestros hacen cosas como esas y como aprende efectivamente un humano.

Hoy trabajo con niños que hacen síntomas corporales por cosas como ésas.

Años después.

Muchos años después, entendí el método pedagógico de algunos maestros. Para los cuales aprender es equivalente a exponer a los estudiantes a situaciones estresantes sin dimensionar el impacto psicológico negativo que esos métodos tienen en las personas cuando hacemos algo que, aunque conocemos teóricamente y lo podemos recitar como en el libro, nos causa disgusto, malestar, sufrimiento, miedo y llanto.

Métodos que lamentablemente, todavía hoy, se usan alrededor de todo el mundo.

La seño Clara me enseñó también algo que, por efecto colateral, es algo que luego, cuando llegué al colegio secundario, me salía de forma natural.

La seño Clara me enseñó a no tener miedo a nada.

Exponer mis ideas sin miedo, exponer mis ideas y decírselas a todos sin miedo. Por qué, aunque la seño Clara no pretendía enseñarme coraje, lo aprendí.

No podría haber nada peor que el llanto mientras decíamos algo que era verdad, entonces, ¿Por qué temer?

Es algo que aún hoy me sirve para pararme frente a otros y decir lo que pienso.

A la seño Clara le tengo que decir GRACIAS. Marcó la forma en la que me comunico con otros de una manera que ella jamás esperó, ni pretendía. Al punto de convertirme en Psicopedagogo y Tallerista.

Por eso entiendo perfectamente lo que pasa en una situación de trabajo en equipo, de exposición de saberes y de comunicación empática. Entiendo también lo que significa no encontrarle sentido a algo que hacemos todos los días o simplemente no poder lograr salir de una situación laboral o personal que parece repetirse sin posibilidades de manejarlo para lograr objetivos concretos.

Algo con que los coach lidian constantemente en sus propias sesiones, talleres y capacitaciones.

¿Cuál es el principal miedo del Coach?

Creo que hay muchos miedos que padecen los coach (casi en soledad). No porque no sepan qué hacer o cómo hacerlo, sino porque la percepción del público en general, que nunca asistió a un seminario o tomó una sesión personalizada de coaching, está basada en la desinformación acerca de qué cosas hacen y cómo pueden ayudar a las empresas o a las personas. Por ejemplo, algunos miedos podrían ser:

Siempre que hacemos algo hay que clarificar de qué se trata. A mi me pasa seguido que no saben qué es la Psicopedagogía y también confunden mi trabajo con el de un psicólogo o con el de un profesor de educación especial, y yo no soy ninguna de las dos cosas. La Psicopedagogía es una disciplina científica con un campo de acción delimitado: el aprendizaje humano.

Por eso somos especialistas en aprendizaje, con conocimientos de psicología y de educación, pero de ningún modo pretendemos sacarles el trabajo a los profesores ni hacemos tratamientos psicopatológicos.

A los coach de vida y a los coach ejecutivos les pasa lo mismo. Muchas personas utilizan el término coach como sinónimo de psicólogo, y en realidad el trabajo de uno y de otro difieren en mucho. Clarificar esto es una tarea importante y debe hacerse también desde el blog del coach y desde las redes sociales, las veces que sea necesario.

?Que no lo entiendan

Comunicarse de manera verbal es distinta a comunicarse de manera escrita. Conozco muchas personas que escriben muy bien pero no pueden pararse frente a una audiencia porque aún no han superado el pánico escénico de exponerse a otros.

En cambio, también hay algunas personas que son excelentes oradores, pero pésimos redactores.

Esto lo veo muchas veces en blogs donde todavía se nota que quieren hacerlo todo ellos mismos y no han encontrado aliados estratégicos, como nosotros, los copy, que podemos ayudarles a mejorar el modo en que se explican y comunican con su audiencia online en cada post de blog.

Hacernos entender es una tarea difícil. Requiere tiempo, esfuerzo y además conocimiento.

Ser bueno en lo que hacemos no implica que siempre nos expliquemos bien, especialmente cuando cambiamos de ámbitos, del presencial al online, de los talleres, a los blogs, etc.

Un coach no tiene que ser perfecto. Nadie debe serlo. Pedir asesoramiento o ayuda en campos específicos no es pecado. Tener un redactor especializado es simplemente saber que debemos optimizar el tiempo y tener la capacidad suficiente de pedir ayuda para lograrlo.

?Hablar de cosas que no entiende y cometer errores conceptuales

Un gran problema que tienen los coach frente a otros profesionales que tienen una carrera de grado universitaria específica, por ejemplo, psiquiatría, medicina, psicología o incluso profesorados, es que éstos los atacan por su escaza formación comparado al tipo de formación que ellos recibieron.

Es cierto que un psicólogo tiene ámbitos de incumbencia especificos y un coach no debería entrar a terrenos que no conoce y para el cual no fue formado, aunque también es cierto que algunos coach no tienen bases teóricas fuertes que les permitan crear, por ejemplo, textos de alta calidad para su público.

He hablado con algunos coach que creen que la escuela conductista y la psicoanalítica son la misma cosa y que el enfoque de talleres es el mismo para todo tipo de grupos. Esos son errores conceptuales que se pueden evitar con mayor información y con un asesor externo, especialmente cuando hablamos de creación de contenidos.

?Ser percibido como un charlatán o un psicólogo frustrado

En la misma línea con lo anterior, una forma muy fácil de descalificar la profesión de alguien es hacer comparaciones en base a una confusión.

Una vez asistí a una charla de coaching de vida en donde el coach dejó en claro que esa era una de sus primeras charlas y que esperaba colaboración de todos los asistentes. En un momento determinado, una persona del público hace un comentario donde lo acusa -básicamente fue un comentario en ese tono- de ser un “psicólogo frustrado”.

Aunque el coach pudo retomar el hilo de su charla se notó que no esperaba tal comentario y no pudo responder con un simple: “No, yo no soy psicólogo ni pretendo serlo”, que es la forma en la que muchos coach responderían a este tipo de descalificaciones simplemente porque saben cuál es su ámbito de trabajo y las diferencias entre ser coach de vida, coach ejecutivo y ser psicólogo.

Esta misma percepción surge en algunos lectores online cuando no saben qué hace un coach o como puede ayudarlos dependiendo de su área de incumbencia. Y esto es algo que se debe trabajar de manera constante en cada post de blog y en cada post de redes sociales que haga un coach. ¿No te parece?

?Crear contenido que no conecte con su audiencia online

Un coach puede tener una muy buen presencia y contenido excelentes que presente en talleres vivenciales de manera offline, es decir, por medio de seminarios, encuentros y talleres, pero si no logra transpolar esos mismos contenidos al mundo online y por medio de sus redes sociales -empezando por su propio blog- entonces estará dejando una pata floja con respecto a la atención que le da a su audiencia online.

?No tener tiempo para crear contenido en su blog

Con tener un hermoso blog no basta. Hay que actualizarlo de manera periódica con contenido de relevancia. Sabemos que la competencia es inmensa en todos los tipos de negocios y en el mundo del coaching no hay excepciones. Los blogs son una herramienta de contacto necesaria y OBLIGATORIA para aquellos que trabajan con personas o equipos de personas alrededor del país y del mundo. Si un coach no tiene tiempo para actualizar periódicamente su blog con contenido de valor no solo atenta contra sí mismo, sino que se está perdiendo la oportunidad de exponer aquello que hace a nuevas audiencias a las que no ha llegado aún de manera presencial pero que podrían convocarlo.

Por qué un Coach necesita un redactor especializado en Copy

 

Debo confesar que amo trabajar con los coach.

No solo aprendo muchísimo de ellos, sino que coincidimos en muchos puntos de vista acerca de la comunicación, la empatía, el enfoque colaborativo del aprendizaje, los talleres y las formas de motivación que nos mueve como personas en la vida cotidiana y laboral.

Algunos de los contenidos que me encanta ayudar a crear para los blogs, newsletter y mensajes en redes sociales son contenidos específicos del campo de mi formación, pero apuntados al público del coaching.

Como Copywriter y Psicopedagogo ayudo a los coach a:

?Integrar un enfoque de marketing emocional

Una de las claves del éxito en el mundo del coaching es el hecho de que los mejores coach integran muy bien el marketing con su profesión. Lo hacen a través de un enfoque de marketing emocional para poder lograr que el mensaje sea recibido con entusiasmo y de la mejor manera posible por todas las personas que lo vean.

Marketing emocional es simplemente considerar la empatía como punto de partida de cualquier posteo, y sea de blog, en redes sociales, a través de videos o imágenes. Es una forma potente de conectarse con lo mas profundo del alma humana.

?Por experiencia previa en coaching ejecutivo y life coaching

Los redactores publicitarios o copywriters nos enfocamos en lograr piezas de calidad para mercados específicos. En mi caso, por mi experiencia académica y mi porfolio de clientes actuales, redacto contenidos de alto nivel para coach ejecutivos y coach de vida. Son dos ramas del coaching con los que trabajo hace varios años y con los que me siento realmente muy cómodo escribiendo.

?Hacer Storytelling

Como redactor me enfoco en crear una narrativa que conecte con la audiencia a la que el coach se dirige. No debemos olvidar que estamos hablándole a personas reales que tienen problemas reales y buscan soluciones prácticas. Por eso, poder crear una narrativa estratégica desde cada artículo de blog o desde cada posteo en redes sociales, es la mejor forma de acercarnos al público y a nuevos clientes potenciales.

✍Hacer redacción persuasiva en redes sociales

Crear nuevos artículos para blogs especializados como los de los coach es solo una parte del trabajo de los copy. En mi caso, también me especializo en crear una estrategia narrativa y persuasiva completa que incluya las redes sociales, con posteos en Facebook, Twitter e Instagram.

?Optimizar el tiempo de redacción

Los coach tienen mucho de su tiempo ocupado con clientes y talleres, por eso necesitan aliados estratégicos como los copywriters que los ayuden en la creación de artículos y contenidos.

Crear artículos de alta calidad basadas en experiencias de marketing, talleres, cursos y especializaciones, es una de mis tareas y es en lo que puedo ayudarte.

?Lanzar nuevos productos o servicios

Cada tanto hay novedades en el mundo del coaching, ya sean conferencias masivas, lanzamientos de productos, cursos, talleres, nuevos servicios o eventos especiales. Para todo ello se necesita de una buena comunicación escrita que llegue hasta los clientes actuales y potenciales y asegure que el trabajo del coach pueda tener el alcance que merece. Para ello, los copys somos especialistas en creación de cartas de ventas, landing pages, emails persuasivos, texto e imagen en campañas de anuncios y fidelización de sus usuarios.

?Presentar un libro propio

Un ámbito en donde la mayoría de los coach termina por desembocar tarde o temprano, dependiendo de su experiencia y trayectoria, es en la creación de libros. A veces en formato digital y otras veces en formato físico. Los redactores podemos ayudar a la difusión de un libro creando reseñas para intercambios de reseñas o publicaciones en prensa offline y online o bien podemos aportar al proceso de ventas creando embudos de marketing efectivos que incluyan la carta de ventas y el email marketing del libro.

?Reseñar un libro propio

Las reseñas son todo un rubro de especialización. Una reseña es en realidad un modo de pre vender algo. Reseñar un libro para hacer intercambios o reseñar el libro de otro para crear contenido nuevo y de valor es algo que los copys podemos hacer con el tiempo y el enfoque adecuado que implica analizar un libro temático para un público exigente como es el del mundo coaching.

Personalmente es una de las cosas que más disfruto hacer ya que en mi vida personal soy un gran lector y me apasiona todo lo que tenga que ver con nuevos autores o lecturas clásicas. En algún momento te contaré más acerca de esto.

?Crear contenido psico-educativo con fundamento teórico

Hay pocos copywriters con especializaciones. Me gusta trabajar con los coach porque en general, en sus dinámicas, se usan muchas herramientas del ámbito de la pedagogía y de la psicología, el ejemplo más concreto es la modalidad de talleres. Es algo que en mi propia formación he adquirido y se perfectamente como funciona y los fundamentos neurocognitivos del juego en los procesos de cambio conductual, por eso puedo crear piezas explicativas, argumentativas, informativas y narrativas en general, para explicar casi cualquier tema de la incumbencia del coach con un buen sustento teórico didáctico y constructivista, de ser necesario.

?Por experiencia previa con el método de talleres presenciales y online

Fin de semana de por medio realizo talleres presenciales en mi ciudad sobre temas diversos: marketing, educación, negocios, social media, adicciones, parentalidad, trastornos del aprendizaje, etc. También tengo varios talleres online que realizo para grupos determinados. No es una herramienta que conozca de oído, sé como se hacen los talleres y sé como lo hacen los coach. Escribir sobre como hacer talleres o porqué es importante asistir a uno de ellos es otra de las cosas que más me gusta hacer.

?Hacer intercambios de artículos de buena calidad con otros coach

Un coach nunca es competencia de otro coach, así como un copywriter no es competencia de otro copywriter. Simplemente porque cada uno de nosotros tiene métodos, formas, especializaciones, experiencias y personalidades distintas. Es más, pueden -y deberían- ser aliados.

Yo suelo recomendar a otros copys cuando sé que ellos realizan trabajos mucho más específicos en ámbitos como estética y rubros de negocios mucho más especializados, pues sencillamente ellos conocen más sobre eso y tienen la experiencia para hacer un buen trabajo.

Si eres coach deberías empezar a pensar también es escribir para otros blogs, sitios online y prensa offline usando alianzas estratégicas, si es que ya no lo haces.

Conclusiones:

Los copywriters somos aliados estratégicos de los coach en la creación de una narrativa online texto a texto, artículo por artículo. En mi caso, entiendo y valoro el trabajo en el campo del coaching y sé que hay mucho por hacer allí todavía, especialmente en el mercado en español y me encantaría ayudarte en eso.

Quise incluir mi experiencia con la seño Clarita en este post porque, aunque no sé tus motivaciones para ser coach me pareció importante que entiendas que, en mi caso personal, todo confluye en un punto.

Hoy para mí es muy fácil hacer un taller o trabajar con grupos de personas, pero mis primeras experiencias como aprendiseñante no fueron precisamente placenteras y tuve que aprender a adaptarme a las diversas situaciones escolares que fueron marcándome hasta convertirme en el psicopedagogo y redactor que soy hoy.

Éste aquí y ahora de mi existencia y de mis especializaciones no es casual.

Creo que tampoco el aquí y ahora de por qué alguien quiere ser coach o toma una sesión de coaching, es casual.

Siempre hay una historia de fondo, una motivación profunda de cambio y una necesidad expresa de ayudar a crear visiones distintas del mundo.

Sé que a los coach los mueve esa idea.

A mí me mueve esa idea.

Vivo por ello. Y me gustaría ser aliado de cualquiera que también crea en ello.

Te agradezco por haberme leído hasta aquí.

Para mí, una forma de ser agradecido con aquello que me parece útil es compartiendo ése artículo que me sirvió en mis redes. Si este post te sirvió, compártelo, y si tienes ganas quisiera que me contaras: ¿Qué es lo que te movió a hacer coaching?

 

 

PD: Maestra Clarita, si ve esto, sepa algo: la quiero.?

 

 

Cuántas estrellitas se merece este post? Califícame:

Comments

comments

Mándame un WhatsApp!
Enviar via WhatsApp